Para todas las mujeres que alguna vez fueron llamadas intimidantes

  Te dijeron que sos o tenés "demasiado": demasiada educación, demasiados pensamientos, demasiado conocimiento, demasiada valentía, demasiada confianza, demasiada curiosidad; a la vista de otros, tenés demasiadas cosas "resueltas". Demasiado para ser novia de alguien. Demasiado para los hombres. Demasiado para las mujeres. Demasiado para la Iglesia. Ser llamada "intimidante" me duele como una puñalada... Leer más →

Te critico, ¡porque te amo!

  "Cada vez que juzgás o criticás a alguien, solamente estás exponiendo una parte sin sanar de tu propio corazón: ves según lo que sos" El Espíritu Santo a mi corazón, después de yo haber criticado a alguien. ¿Cómo se hace? A veces me pierdo y no le encuentro la vuelta. De la única manera... Leer más →

Sepulcros blanqueados del siglo XXI

Alerta de blog extremadamente crudo, real y honesto. Religiosos might be offended. En los últimos meses me ha sido muy difícil responder algo tan simple como "¿Cómo estás?" El año pasado sentí que me pasó un torbellino por encima. Para resumir en pocas palabras lo que me sucedió, voy a decir simplemente que la persona... Leer más →

Límites sanos

"Aceptamos el amor que creemos merecer", reza la famosa frase de la película The Perks of Being a Wallflower y un poco de razón tiene. La ecuación es sencilla: cuando sentís que no valés nada, vas a permitir que te maltraten. En lo personal, luché mucho tiempo por ganarme la aprobación de los demás: quería ser... Leer más →

¿Qué dice la Biblia del divorcio?

Dos personas me escribieron por privado hace algunas semanas, casi en simultáneo, pidiéndome que hable sobre este tema tan controvertido en la Iglesia: el divorcio. “Por un lado están los solteros, por otro, los casados… y los divorciados quedamos en el medio. No encajamos en ninguno de los dos bandos. Hay actividades específicas para solteros y para... Leer más →

Evangelio & Millenials

Evangelio & millennials parecieran dos ideas inmiscibles… Sí, Dios no cambia, pero las generaciones y la manera de entender el mundo sí lo hacen; y entonces, ¿qué hacemos con los jóvenes?

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑