La Iglesia de John MacArthur no denunció a un secuestrador y abusador de niños durante dos años.

En el día de hoy les traigo la traducción de una de las tantas denuncias que han salido a la luz en la iglesia de John MacArthur, Grace Community Church (GCC). No he encontrado blogs que levanten la noticia y me pareció importante compartirla. La investigación está siendo llevada a cabo por The Royce Report, y es la primera de muchas en contra de GCC, John McArthur, y otros miembros del liderazgo. Para las últimas noticias sobre el caso, les recomiendo visitar The Royce Report, quienes están llevando adelante la investigación.

Artículo original en inglés en https://julieroys.com/macarthur-church-failed-report-kidnapper-child-molester-two-years/

Por Julie Roys y Sarah Einselen

Traducción al español por Andrea Llave Nuñez – Transcendental Words (¡Gracias!)

3 de abril de 2022

El pastor de la Iglesia Grace Community Church (GCC, Iglesia Comunidad de Gracia en español), John MacArthur, predica el domingo 16 de agosto de 2020. Hace unas décadas, GCC no denunció a la policía a un secuestrador y abusador de niños confeso durante dos años, según muestran los registros. (Captura de pantalla de vídeo a través de Facebook)

En junio de 1982, Albert Alegrete, profesor de la Escuela Dominical de GCC (Grace Community Church, Iglesia Comunidad de Gracia en español) de John MacArthur, confesó a un pastor de la GCC que había cometido delitos sexuales contra niños.

Pero durante dos años, GCC no denunció los delitos de Alegrete a la policía. Y durante ese tiempo, Alegrete secuestró a una niña, que «logró escapar al saltar de su automóvil en movimiento», según el periódico Los Angeles Times.

En la primavera de 1984, GCC descubrió que la policía estaba buscando a Alegrete. La iglesia entonces presionó a Alegrete a entregarse, lo que finalmente hizo en abril de 1984.

Alegrete fue entonces condenado y sentenciado a 44 años de prisión por abusar sexualmente de cinco niñas, de entre 9 a 13 años de edad, y secuestrar a una sexta en 1981 y 1982.

Pero su historia, que salió a la luz por primera vez hace casi 40 años, toca algunos de los problemas atroces revelados en investigaciones recientes por The Roys Report, a saber, el hecho de que el CCG no haya denunciado el abuso y el acoso de menores a la policía. Según múltiples testigos y documentación, GCC no denunció a Paul Guay por abuso sexual en 1979 ni a David Gray en 2001 por abuso de menores.

La historia de Alegrete también destaca la cuestión de si se requiere que las autoridades de la iglesia informen las confesiones realizadas durante la consejería pastoral. Como en el caso de David Gray, Alegrete confesó sus delitos a GCC durante la consejería pastoral. (Con respecto a Gray, su esposa, Eileen Gray, también informó el abuso de Gray a la iglesia GCC fuera de la consejería).

GCC no denuncia el abuso durante dos años.

Según informes de noticias, Alegrete primero confesó algunos de sus delitos durante el mes junio de 1982 en una entrevista de consejería con el entonces pastor de GCC, Richard Hines. Apenas cuatro meses antes, en febrero, Alegrete había abusado de una preadolescente.

Grace Community Church alegrete

Alegrete inicialmente le dijo a Hines en consejería que era culpable de «inmoralidad sexual», informó Los Angeles Times. Pero entonces, Alegrete admitió haber tenido sexo con las muchachas -no adultas- y a veces forzándolas al fingir que tenía un arma, dijo Hines al periódico.

Hines llevó a Alegrete para ver a un abogado después de la primera entrevista de consejería, dijo a Los Angeles Times. En testimonio ante la sentencia de Alegrete, Hines dijo que después de esa reunión, Alegrete estuvo de acuerdo en que debía entregarse a la policía.

Pero Alegrete no lo hizo.

Y Hines le dijo al LA Times que perdió el rastro de Alegrete.

Mientras tanto, la madre de la víctima del ataque del febrero de 1982 de Alegrete continuó buscando incansablemente al abusador de su hija. Según un informe de la compañía de noticias UPI, la madre estaba buscando no solo a un hombre que coincidiera con la descripción de su hija, sino también al Volvo marrón que su hija describió.

Entre 1982 y 1984, la familia de la mujer le entregó a la policía 30 patentes.

«Era algo que simplemente no podíamos dejar inconcluso», dijo la madre a los medios.

Luego, en marzo de 1984, la mujer vio a Alegrete merodeando fuera de una escuela primaria de California e informó su matrícula a la policía.

Esto llevó a la policía de Los Ángeles a intensificar su investigación y comenzar a buscar a Alegrete.

Hines dijo a Los Angeles Times que casi al mismo tiempo, él se deba cuenta de que Alegrete estaba en una lista de diáconos potenciales de GCC. (Cuando se lo iba a condenar, Alegrete atestiguó que él era un cristiano que había vuelto a nacer poco después confesar el último ataque. Según se informa, él también daba una clase de escuela dominical en GCC acerca de “Los fundamentos de la fe”.)

Luego de descubrir los hechos, Hines dijo que se enfrentó a Alegrete.

Hines también le pidió al anterior detective policial, que según consta iba a la iglesia GCC, que averiguara si la policía estaba buscando a Alegrete. El detective lo comprobó y luego le dijo a Hines que la policía lo estaba buscando, informó Associated Press.

Según John MacArthur, quien habló con LA Times después de la sentencia de Alegrete en 1986, Hines llevó esa información a Alegrete con un ultimátum: «Te entregas vos o te entregamos nosotros».

Alegrete se entregó el 11 de abril de 1984, según AP, y confesó sus delitos.

The Roys Report no pudo localizar a Alegrete, que ahora tendría más de 70 años. Actualmente no figura como recluso en el sistema carcelario de California y no aparece en el registro de delincuentes sexuales del estado.

Hines y otro miembro del CCG testificaron durante la audiencia de sentencia en nombre de Alegrete, según el LA Times. Según se informa, le dijeron al juez que Alegrete se entregó porque era la voluntad de Dios que lo hiciera.

The Roys Report ha contactado repetidamente a MacArthur y a la iglesia GCC para explicar por qué no denunciaron inmediatamente a Alegrete a la policía, pero nadie ha respondido.

También nos comunicamos varias veces con Hines, que estuvo en el personal pastoral del CCG durante 17 años, pero no respondió. Hines figura actualmente como director de formación de capellanes para los ministerios penitenciarios de Only Hope (Única esperanza).

¿Las confesiones reveladas en consejería son confidenciales?

Al momento de condenar a Alegrete, Los Angeles Times observó que este caso “ilustra una pregunta difícil que las autoridades de la iglesia deben enfrentar periódicamente: ¿Qué hacen cuando los penitentes, durante la confesión o consejería, admiten transgresiones que pueden constituirse delitos?»

En 1982, la ley no ordenaba a quienes formaban parte del clero en California que denunciaran abusos de menores. Y la cuestión de la informar se refiere a la responsabilidad ética del clero, no a la ley.

Hines dijo a The Times después de la condena de Alegrete que él creía firmemente que Alegrete debía “asumir su responsabilidad.”

Del mismo modo, MacArthur dijo a LA Times que “si conocemos a alguien que haya cometido algún delito, estamos obligados a denunciarlo a la policía”.

Sin embargo, ni MacArthur ni Hines explicaron por qué la iglesia no denunció a Alegrete durante dos años.

Sin embargo, en el informe de LA Times, la fiscal en el caso de Alegrete, la abogada Linda Greenberg del distrito adjunto en Los Ángeles, indicó que “(La iglesia GCC) siguió la disciplina de la iglesia. Una vez que descubrieron los hechos verdaderos, actuaron para que (Alegrete) se entregara «.

Esta práctica de tratar de resolver puertas adentro los asuntos de abuso e ir a la policía como último recurso, si es que recurren, parece ser un patrón en la iglesia CCG. En 2001, según se informa, cuando GCC toma conocimiento del abuso de niños por parte de David Gray, la iglesia intentó manejar el tema con la disciplina de la iglesia y nunca denunció el abuso a la policía. 

Según documentos de la corte, la iglesia entendía que David Gray estaba arrepentido del abuso de niños e impulsó a su esposa, Eileen, a que permitiera que David regrese nuevamente al hogar familiar. Cuando Eileen se negó, la iglesia GCC la avergonzó y la excomulgaron.

Luego, en 2003, cuando Eileen denunció el abuso de David Gray a las autoridades, la policía acusó al pastor de GCC Carey Hardy de no denunciar el abuso e intimidar a una testigo (Eileen Gray).

El tribunal finalmente desestimó el caso de Hardy, probablemente porque estaba fuera del plazo de prescripción de un año para la mayoría de los delitos menores.

Pero en ese entonces, la iglesia GCC recurrió a Al Mohler, presidente del seminario teológico Bautista del Sur, para sostener que Hardy debía estar exento de la obligación de denunciar.

California tiene una exención a su ley de obligación de denunciar para el clero que toma conocimiento de un abuso dentro del contexto de confesión. Y de acuerdo con Mohler, quien habló con The Royce Report, argumentó que dado que el abuso de Gray fue confesado dentro del contexto de la consejería bíblica, la exención debería aplicarse. (Mohler dijo que ya no cree que deba haber alguna exención para el clero cuando se trata de denunciar el abuso infantil).

The Royce Report contactó a la iglesia GCC para obtener algún comentario sobre su política con respecto la denuncia de abusos confesados en consejería, pero nadie respondió.

Sin embargo, como The Royce Report informó en un artículo anterior, John Street, presidente del programa de posgrado de consejería bíblica en The Master’s University and Seminary, desalentó a estudiantes de denunciar a las autoridades el abuso dentro del matrimonio en una conferencia 2012.

Street advirtió que los consejeros bíblicos «corren cierto riesgo» al informar a las autoridades «porque las personas seculares con mentes seculares van a tomar el control y no van a manejar las cosas de una manera bíblica». 

Street también alentó a las esposas a permanecer con maridos abusivos y a aguantar el abuso como los misioneros aguantan la persecución. Street añadió que «salvar el cuerpo» no es el objetivo final en la consejería sobre abuso. En lugar de eso, él dijo que la meta es ser más como Jesús “en medio de las pruebas”.

Línea de tiempo de los abusos de Albert Alegrete.

1981- 1982

Albert Alegrete acosa al menos cinco chicas de entre 9 y 13 años.

Febrero de 1982

Alegrete ataca a una preadolescente (una de cinco víctimas identificadas); su madre comienza una búsqueda incansable del agresor.

Junio de 1982

Alegrete confiesa algunos de los delitos sexuales contra menores al pastor de la iglesia GCC Richard Hines.

Fines de 1982

Alegrete intenta secuestrar a otra chica.

Marzo de 1984

La madre de la preadolescente ve a Alegrete en las cercanías de una escuela primaria y lo identifica en la policía.

Primavera de 1984

Hines confronta a Alegrete luego de saber que se encontraba en la lista de candidatos a diáconos de la iglesia GCC.

11 de abril de 1984

Alegrete se entrega a la policía.

Mayo de 1986

Alegrete es condenado a 44 años de prisión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.