Cristiana y Soltera a los 30

Mi historia

Recuerdo que mis primeros años de soltería post conocer a Jesús y dejarlo entrar en mi vida, fueron caóticos. Venía de una relación de casi 5 años súper tormentosa en mi adolescencia, y a los 20, cuando llegue a la iglesia, traía muchos de esos problemas sin sanar conmigo.

Me comencé a desesperar cuando todas mis amigas empezaron a casarse, a tener hijos. Y de un momento para otro, pasé a ser la única soltera en todo mi grupo de amigos. Me sumergí en depresión, pensando que nunca iba a casarme o que había algo malo conmigo.

Pasé por algunos intentos de noviazgo que no funcionaron, por lo que me sumergí aún más en la sensación de que me faltaba algo. Finalmente, un día me fue revelada esta verdad: “Si no estoy contenta soltera, tampoco lo voy a estar siendo casada” Yo tendría como unos 26 años, más o menos, pero después de hacerme ese “click”, fue que comencé a disfrutar de mi soltería y ya no la sufrí más (o al menos así era la mayoría del tiempo).

Empecé a cumplir mis sueños y viajar por todo el mundo y por el país, me mudé sola, empecé a escribir, a descubrir cuál era mi propósito y caminar en él, a trabajar en mi carácter, a servir al Señor, a hacer las cosas que siempre quise hacer y nunca había hecho, pensando que las haría de casada. Llegué hasta el punto de estar tan contenta con mi vida, que pensé: “Incluso si no me caso nunca, estoy feliz con mi vida ahora”

Y no, no conocí inmediatamente después a mi esposo. Pasaron varios años en donde fui enfrentando diferentes miedos y atravesando procesos, cuando conocí a quien sería mi futuro esposo a los casi 30 años, y nos casamos a mis 31 años, hace apenas unos 10 meses.

Problemas frecuentes sobre cómo la Iglesia aborda la soltería

Dado que fui soltera durante 10 años en la iglesia, puedo afirmar que como Cuerpo tenemos algunos problemas respecto a cómo abordamos el tema de la soltería:

  • Se suele ver a los solteros como que tienen algo malo, y que por eso están solteros.

Recuerdo que yo estaba en el liderazgo y como líder de alabanza, por lo que estaba bastante expuesta a las miradas de los demás. Todo el tiempo las mujeres se acercaban a mí diciéndome, “Mmm, voy a orar por vos”, cuando les decía que no tenía novio ni pretendientes.

También muchas veces el mensaje que se predica respecto a la soltería, es que “cuando estés preparado, entonces aparecerá la persona”. Primero, que pienso que no existe una persona que Dios nos guarde para que sea nuestro esposo, sino que Dios nos guía para elegir bien. Y segundo, que el pensamiento de “hasta que no estés lista, no te vas a casar”, no es bíblico.

La Biblia no enseña a prepararse para el matrimonio, sino que nos enseña a prepararnos para ser buenos ejemplos de Jesús aquí en la tierra. Cuando se enseña que hay que prepararse para el matrimonio y no para ser un buen discípulo del Señor, se hace del matrimonio y la familia un fin.

  • Hay una idolatría del matrimonio y los hijos, y los solteros son vistos como si les faltase algo:

Muchas veces, en el afán de cuidar a las familias, se hace de lado a los solteros y el mensaje implícito es que estaremos completos cuando estemos casados.

También, muchas personas enseñan que nada santifica más (o transforma más) que el matrimonio y los hijos. Yo sé que la mayoría de las veces, estas personas que enseñan esto no lo hacen con malas intenciones, pero el mensaje implícito es que el matrimonio es mejor que la soltería.

Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra. (2 Timoteo 2:21)

Muchas de estas ideas también provienen desde Hollywoood, desde las series de Netflix, etc. en donde las personas no son realmente felices hasta que conocen a su “príncipe azul”. Pero el matrimonio no es la receta mágica para curar la infelicidad.

  • Se ve a los solteros como una segunda categoría de cristianos:

“En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido. El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia. Mas esto digo por vía de concesión, no por mandamiento. Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro. Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo; pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando.” (1 Corintios 7:1-9)

En la mente de Pablo, la soltería es mejor respecto a tener menos preocupaciones y obligaciones. Vemos continuamente que Pablo les dice “Yo prefiero que se queden solteros, pero si no pueden, cásense”. También de este pasaje vemos que tenemos la plena capacidad de controlar nuestros sanos deseos sexuales. Por lo tanto, sería injusto tratar de “incompleto” a alguien soltero solo por ser soltero, cuando Pablo una y otra vez destaca que es la mejor opción según su opinión. He conocido a muchas personas que están felizmente solteras, y se sienten mal por no sentir un deseo de casarse. Y yo siempre les digo que está bien.

¿Y qué hay del sexo?

Respecto al sexo, de este pasaje (y de muchos otros) podemos ver que no es una necesidad vital como se lo suele plantear:

Se necesita aire, oxígeno, comida, agua, etc. para vivir. Pero el sexo no es una de esas necesidades vitales. Los cristianos fuimos llamados a ser como Jesús, y Él vivió una vida completa en la tierra, sin tener relaciones sexuales. Y no solo tuvo una vida completa como soltero, sino que caminó en dominio propio. Jesús era hombre, tenía deseos como cualquier hombre. La Biblia dice que Jesús fue tentado en todo en Hebreos 4:15

“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.”

Jesús no era una persona que no tuviese necesidades humanas, pero no necesitó tener relaciones sexuales para sentirse completo porque supo tener dominio propio.

En la actualidad, el sexo está más disponible que nunca. Desde las películas y series, se minimiza la importancia a nivel espiritual del sexo y solo se lo ve como una forma de pasarla bien. Por lo tanto, la virginidad y la soltería es un motivo de burla (incluso dentro de la iglesia).

  • Se enseña que si estamos contentos con la soltería, entonces automáticamente después conoceremos a nuestro esposo:

Si bien en algunos casos es así, no siempre sucede. Y además, debemos no solo estar contentos con la soltería sino con cada etapa. Pero veamos bien qué significa estar contentos según la Biblia.

Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Filipenses 4:12-13)

Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; (Hebreos 13:5)

Estar contentos con lo que tenemos ahora no tiene que ver con estar siempre felices, sino con decidir sacar lo mejor de cada situación que nos toca vivir, porque Cristo es nuestra fortaleza. Estemos casados o solteros, siempre necesitamos aprender a contentarnos.

  • Solo se le pregunta sobre si tienen novio o no:

El único tema de conversación con los solteros es “¿Y el novio?”, lo que muchas veces es muy doloroso para los solteros porque pareciese que nada más importa. Por lo tanto, si sos casado, elegí cambiar el tema de conversación con tus amigos solteros. Empieza a preguntarles por sus trabajos, sus estudios, etc.

¿Qué otros problemas has enfrentado como soltero de más de 30 años?

3 Comentarios

  1. tatyanarodmel

    Saludos!! Muy buen artículo. Yo fui soltera hasta los 27 años (tengo 40) Y al igual que usted viví momentos incómodos en mi tiempo de soltería. Pienso que las iglesias necesitan poner más atención a este grupo. La realidad es que las iglesias tienen ministerios para mujeres, varones y jóvenes, pero no para los solteros. Y muchas veces pretenden que ellos encajen en grupos donde no se sienten cómodos muchas veces por la edad. Por otro lado se hablan temas que abarcan el matrimonio, la familia y los hijos, dejando de lado lo que les preocupa a los solteros. Otro problema es que si eres hombre soltero, seguro es que eres “gay”. Y si eres mujer, eres una mujer difícil. Lamentablemente satanizan la soltería, en vez de ayudar a los jóvenes a amarla y disfrutarla!! Los solteros viven bajo una gran presión social y hoy día este grupo abunda en las iglesias. Y ya no son sólo solteros de 30, sino que de más edad. Por otro lado muchas veces no se tiene el apoyo en nuestras propias familias y creo que es por dónde se tiene que comenzar a educar acerca de ese tema. Porque le provocan miedo a la soledad, sin embargo como hijos de Dios nunca estaremos solos, El está con nosotros. Gracias por compartir!! 😊🙏🙌

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .