abuso espiritual: 10 puntos clave para identificar una iglesia espiritualmente abusiva

Si todavía no lo hiciste, antes de leer este blog te recomiendo que leas mi blog sobre abuso espiritual, y sobre la actitud de Jesús ante los abusadores espirituales.

En el día de hoy vamos a estar analizando algunos puntos para identificar una iglesia o ministerio espiritualmente abusivo. Lamentablemente, hoy en día es muy fácil caer en estas iglesias piramidales con estructura de secta, pero así como no podemos ver el aire que respiramos, es muy difícil ver el abuso espiritual mientras estás dentro de estas redes. Por eso, estos puntos te van a ayudar a identificar si tu iglesia local es abusiva:

#1 Se demanda fidelidad al ministerio o iglesia local por sobre todas las cosas

Los miembros de estas estructuras abusivas exigen y demandan fidelidad de sus miembros, por encima de las necesidades o anhelos personales que estos puedan llegar a tener. Si los miembros se toman vacaciones, un día libre, o si van a algún cumpleaños o reunión, son criticados y/o cuestionados. Y si esta actitud se perpetúa en el tiempo, finalmente son excluidos. Cada vez se les demanda más tiempo en la iglesia, y se les entregan más responsabilidades o actividades a cargo, con el fin de controlar cada vez más su tiempo.

#2 Se sienten especiales y superiores a los demás ministerios o iglesias locales

“Nosotros tenemos la sana doctrina”, “Nosotros tenemos el verdadero mover de Dios”, “Nosotros somos la iglesia escogida por Dios para traer una reforma a la iglesia”, “En este lugar verdaderamente se mueve el Espíritu Santo”, son frases típicas de estos ministerios. Se creen únicos, especiales y (por sobre todo) diferentes a los demás ministerios y/o iglesias locales. Se menosprecian a otros ministerios y/o iglesias locales, o se las mira desde la superioridad. Se enseña que todos los demás están equivocados, o que “aun no lo entienden”. Rechazan cualquier otro mover de Dios que no sea el de ellos, y muchas veces se les prohíbe a los miembros que escuchen otros mensajes. Se empieza a crear así una mentalidad de sentimiento de superioridad también en los fieles, y un sentido de pertenencia a lo que ellos consideran un mover genuino de Dios.

#3 Por lo general, en la cima del ministerio hay un líder muy carismático, que muchas veces se mueve en dones sobrenaturales y/o que cuenta con un gran conocimiento de la Palabra.

Este líder puede ser un pastor, apóstol, profeta, maestro, evangelista, o cualquier otro título que decida darse, y pueden ser tanto hombres como mujeres. Los dones sobrenaturales o el conocimiento, no dan cuenta de que alguien tenga el carácter de Cristo. Una persona moverse en dones o tener revelaciones de la Palabra, y al mismo tiempo ser narcisistas abusivos. Estos líderes suelen ser muy persuasivos, con rasgos no solo narcisistas en su personalidad, sino también autoritarios.

Aunque estos líderes puedan llegar a demostrar cierto interés por la gente “común y corriente” que asiste a su ministerio, este interés no es realmente genuino. Estos líderes se rodean de un grupo selecto de personas que jamás lo cuestionan y que son sus ojos y oídos a lo largo de toda la iglesia. Muchas veces, este líder le enseña a las personas a dar dinero, tiempo o servicio ciegamente, cuando ellos mismos no dan nada. De hecho, suelen llevar vidas extravagantes para demostrar “el favor de Dios sobre ellos”. En lugar de tomar el ejemplo de servicio de Jesús, quien siendo el Rey del universo, lavó pies, estos líderes exigen ser servidos y demandan honra y respeto, aunque no hagan nada para ganárselos.

Estas personas son movidas por el poder, el dinero o el sexo (o las tres necesidades juntas), ya que muchas veces suelen ser personas que no solo abusen espiritualmente sino sexualmente a sus fieles.

#4 Tienen una jerarquía piramidal muy estricta.

El orden de esta jerarquía se mantiene en base a la manipulación y el control. Los miembros deben dar la apariencia de ser perfectos para poder “subir de nivel” en la pirámide, y ser totalmente fieles al líder que se encuentra en la cima. Los miembros más “arriba” de la pirámide, controlan a los que están por debajo de ellos. Al mismo tiempo, los que están por arriba de la pirámide van recrutando gente nueva, y así se va agrandando la pirámide.

Más cerca del líder están, más afortunados se sienten los miembros.

El grupo selecto del que se rodea el líder jamás lo cuestiona ni a él ni a sus maneras, y si lo hacen, rápidamente son excluidos. Estos son quienes hacen el trabajo sucio para el líder de la cima de la pirámide.

#5 Es muy difícil salir de estos ministerios y/o iglesias locales, y los que salen son vistos como enemigos, en una especie de “lista negra”

Como la demanda de servicio es cada vez mayor y los miembros pasan demasiado tiempo en estas estructuras, ven imposible salir porque ya no se imaginan su vida de otra manera. Como han descuidado otras relaciones de amistad y familiares por fuera del ministerio, tienen miedo de quedarse solos si salen de esa estructura. Se enseña que quienes se van, lo hacen en maldición y sin cobertura.

Los que finalmente salen, son vistos como enemigos y quedan totalmente aislados. El líder da una versión de qué pasó con ellos y por qué se fueron (versión en la que, por supuesto, el líder queda bien parado), y nadie más cuestiona qué pasó con estos miembros más allá de esta versión.

En estos ministerios, existe una “lista negra” conformada por todos los que alguna vez formaron parte y se fueron. Se les prohíbe a la gente hablar con estas personas, y se les dice que si mantienen contacto con ellos, les vendrá maldición. Así, se aísla a los que salieron y se les practica lo que popularmente se conoce como ghosting, en donde las personas prácticamente hacen como si éstos nunca hubiesen existido.

Todo lo dividen entre amigos y enemigos.

#6 Se crea una cultura de miedo y vergüenza

Los líderes se muestran perfectos y demandan que los fieles también lo sean. Se juzga duramente al que se equivoca y no se habla casi nunca de la gracia de Dios. Se exige que los miembros sean perfectos, pero no se les enseña a romper con lo que los ata. De esta manera, las personas nunca se muestran vulnerables ni hablan de lo que les pasa, y si lo hacen, son mal vistos o criticados. Por lo tanto, la gente tiene miedo de hablar de lo que realmente les pasa.

De hecho, las personas más vulnerables y sinceras, rara vez “ascienden de lugar” en la pirámide que es la estructura de ese ministerio o iglesia local.

Así, en estos ministerios reinan la arrogancia y el orgullo, disfrazados de “perfección”.

#7 Se crea codependencia hacia los líderes

Las personas deben contarles absolutamente todo a sus líderes, y éstos se sienten con derecho a reclamarles el acceso a información sobre sus vidas. Los fieles no pueden hacer nada (desde irse de vacaciones, hasta visitar a alguien, pasando por qué libros leer o qué música escuchar) sin consultarles primero a los líderes, y por supuesto, deben sujetarse a la opinión y decisiones de éstos. Si no lo hacen, son criticados, puestos en vergüenza, o dejados de lado.

Estos líderes, al mismo tiempo, deben contarle toda la información a sus propios líderes, y así sucesivamente hasta llegar al líder de la cima de la pirámide. Por lo tanto, los secretos e información sensible de las personas siempre es compartida y suele usarse en contra de ellos si deciden salir del ministerio.

#8 Dan la apariencia de ser espirituales y perfectos, aunque en realidad no lo sean

En estos ministerios, todo es para el afuera. Por lo tanto, se le exige a los miembros que deben vestirse con la mejor ropa, tener los mejores autos, tener un estilo de vida que en realidad no pueden mantener, etc. Hay una gran ostentación.De la misma manera, se muestran como personas espirituales para ser vistos de los demás. Puertas adentro, son personas que tienen problemas de carácter, son abusivas, tienen adicciones, etc.

#9 Se exige que los miembros den grandes sumas de dinero y que diezmen fielmente para que puedan servir

Se controla que los miembros no solo diezmen para ser aptos para servir en un ministerio, sino que también son manipulados a dar ofrendas especiales, a que cubran los gastos de otras personas, etc. Si se ve que alguien no está dando el diezmo, se le llama la atención y si esta actitud se mantiene en el tiempo, se lo descalifica.

#10 Se desalienta el pensamiento crítico

Si alguien tiene una opinión diferente, se lo marca como “el rebelde”, “el endemoniado”, etc. y pasa a formar parte de la lista negra que ya mencionamos. Todos profesan una fe ciega hacia el líder, y los que dudan son mirados como fríos o herejes.

Esto comienza a formar algo en la persona llamado “disonancia cognitiva”. Este concepto hace referencia a la tensión o desarmonía interna en el sistema de creencias de la persona. Es decir, la persona siente, piensa y cree algo; y al mismo tiempo, piensa, siente y cree lo contrario. Como romper todo un sistema de creencias es muy doloroso, las personas eligen seguir perteneciendo a un sistema piramidal (aunque vean sus errores y faltas).

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .