Los introvertidos no odiamos a la gente: odiamos la interacción superficial

los introvert

Soy introvertida y como tal, me encanta hacer chistes sobre lo mucho que “odio” a la gente. Es el chiste fácil. El estereotipo del misántropo introvertido está apoyado por innumerables memes en Facebook e incluso en las referencias de la cultura pop: piensa en el personaje de Daria, el dibujo animado, con sus grandes gafas y un libro en su mano; o en aquella frase tan pegadiza de Charles Bukowski: “No odio a la gente. Solamente me siento mejor cuando no están a mi alrededor.”

Estos memes y citas existen por una razón. Son graciosas y fácil de relacionar con uno mismo, pero también pueden servir como un mecanismo de defensa para aquellos que necesitan una excusa detrás de la cual esconderse. El tipo de persona “nerd que no encaja en ningún lado.” Es fácil para mí decir que en las fiestas hago más sociales con el gato del dueño de la casa porque la gente no era ni la mitad de interesante de lo que son los libros que tengo en mi habitación. Es más difícil admitir el small talk puede resultarme realmente aterrador. Así que puedo simplificar el asunto diciendo que no me cae bien la gente, cuando en realidad lo que no me gusta es el nivel superficial de interacción que hay en la mayoría de las fiestas y eventos sociales. 

Todos hemos estado en aquellas fiestas en donde el único propósito del evento es que todos se separen en pequeños grupos en donde se habla de fútbol, del clima, o del corte de pelo que se hizo la prima del cumpleañero. Es en momentos como estos donde de repente se vuelve muy importante descubrir dónde está la mascota o los niños de la casa, para que puedas jugar con ellos. (Y si no hay niños o mascotas, entonces trataremos de encontrar la planta más grande de la casa para escondernos detrás). Si hace falta hacer algo (reponer bebidas o rellenar los platos de comida), entonces ese fin se convertirá en mi objetivo ¡porque literalmente cualquier cosa es mejor que el small talk!

Sin embargo, más allá de las apariencias, no odio a la gente. Solo odio la interacción superficial. 

Y allí yace el problema que ha mantenido a miles de introvertidos despiertos hasta altas horas de la noche. Porque ser un introvertido no significa que quieras estar solo todo el tiempo. Pero desafortunadamente, para conocer gente con quienes compartir tu mundo interior, es necesario salir y socializar. Para poder llegar a tener esas conversaciones acerca de los objetivos en la vida, tus pasiones, y la existencia del universo, a veces hay que comenzar con una conversación superficial, sin importar cuán incómodo pueda ser.

A VECES TIENES QUE SALIR PARA APRECIAR EL QUEDARTE EN CASA.

Entiendo a la tarea de sociabilizar de la misma forma en la que entiendo otros aspectos en mi vida que sé que son buenos a largo plazo, pero que no disfruto demasiado en el momento. ¿Realmente tengo ganas de ir al gimnasio cuando puedo quedarme en casa y mirar Netflix? No. ¿Siento deseos de comer una ensalada en el almuerzo cuando podría comer una hamburguesa? No. ¿Quiero ir a una fiesta cuando puedo quedarme en la cama, tapada con mi mantita, con una pila de libros y una taza de té? Rotundamente no. Sin embargo, para alcanzar las recompensas, primero hay que ponerse a trabajar.

Todo se trata del balance correcto. Tal como a veces me malcrío a mí misma comiéndome una porción de torta de chocolate como recompensa por esos días a los que fui a entrenar al gimnasio la semana pasada, me quedaré la noche del sábado tranquila en mi casa porque sé que dediqué la noche del viernes para hacer sociales e interactuar con la gente por fuera de mi zona de confort.

La recompensa de quedarse adentro es mucho más dulce cuando se convierte en ese momento único y especial al que anhelamos. Por otro lado, quedarse en casa con un montón de libros se siente mucho menos especial cuando lo haces diez noches seguidas. A veces tienes que salir para apreciar el hecho de quedarte en casa, y viceversa.

Nunca me juntaría con mis amigos más cercanos si todo el tiempo eligiese quedarme en casa y leer. Esas relaciones de amistad que tengo ahora valieron la pena toda esa ansiedad y aprensión que sentí cuando salí de mi zona de confort, cuando recién comenzaba a establecerlas. Desafortunadamente, crear esa clase de relación es algo bastante fuera de lo común porque socializar no siempre significa tener recompensas tangibles. A veces me voy de una fiesta sintiéndome agotada y deseando nunca haberme ido de mi casa. Otras veces, quizás sienta que la fiesta estuvo bien, pero sé que las conversaciones superficiales que mantuve durante toda la noche probablemente no me llevarán a ninguna amistad de por vida. Pero está bien, porque no toda conversación tiene que llevarte a una amistad.

PARA LOS INTROVERTIDOS, SOCIABILIZAR NO ES SOLO UNA MANERA DE PASAR EL TIEMPO.

Como introvertida, mi tendencia natural es anhelar que cada interacción tenga el fin de establecer una profunda conexión, pero eso puede poner demasiada presión en la conversación promedio y casual. A veces la charla solo tiene el fin de mantener en práctica mi (limitada) capacidad de interacción con la gente hasta que finalmente llegue el día en que alguien de repente quiera hablar acerca de sus sueños y objetivos y todas las cosas que lo han marcado. Es imposible saber dónde llevará una conversación si nunca lo intentas.

Soy consciente de cuán ridícula mi filosofía respecto a la interacción le sonará a los extrovertidos. Para ellos, socializar es el fin en sí mismo. Mis amigos extrovertidos (la gran mayoría, debo decir) siempre están buscando cosas que hacer el fin de semana, durante las vacaciones, e incluso en días laborables. Siguen el fin de la sociabilización por el solo gozo que les trae en el momento. Para mí, sociabilizar es un objetivo a largo plazo, uno que administro cuidadosamente y trato de mantener en balance para no sentirme mental o emocionalmente agotada.

“Salir” es raramente emocionante para mí en el momento. Pero siempre tengo la esperanza de que al ir a una fiesta o a un evento haré un amigo que también se esté muriendo de ganas de tomar un rico café mientras hablamos de la vida, o que quiera hacer un viaje a la playa solo para que podamos recostarnos en la arena a leer en completo silencio.

Cuando sociabilizo, no estoy buscando una manera de simplemente matar el tiempo. Ya tengo una gran lista de pasatiempos y no tengo la cantidad suficiente de horas en el día para disfrutarlos a todos. Pero siempre estoy buscando por una persona con quien pueda compartir mis pasiones y mi mundo. Me gusta pensar que soy la clase de persona con la que vale la pena sociabilizar, y sé que no soy la única en mi tipo.

Entonces, mis queridos introvertidos, por favor dejen ocasionalmente sus libros de lado, salgan, y busquen gente que hagan que la tarea de sociabilizar valga la pena – porque yo estoy por ahí esperando por ti.

Artículo traducido del inglés. Puedes ver el artículo original aquí.

¿Qué tipo de personalidad tienes? Te recomiendo que lo averigües haciendo el Indicador de Personalidad Myers-Briggs. Puedes hacerlo en este link.

Un comentario sobre “Los introvertidos no odiamos a la gente: odiamos la interacción superficial

Agrega el tuyo

  1. Es cierto, los introvertidos vemos el mundo “externo” a veces, casi cómo una jodida obligación ja,j. Pero… llegué al punto, la clave para que comenzara a resultar divertido. O lo tomo como captación de clientas para mi negocio 🙂 o simplemente pinto en mi mente un estupendo Cabaret nocturno del Siglo XIX donde todos/as, somos reencarnaciones vivientes de aquellas épocas ! ja, ja Simplemente en ajustar la medicación, o el color de la lente XD

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: