10 Películas que todos deberíamos ver

Originalmente subido el 28/12/2016

how to

A través de un mensaje anónimo en el ask, alguien me sugirió escribir respecto a mis películas favoritas. Siempre quise escribir de cine, pero cada vez que quería hacerlo, escribía de otra cosa. Después, alguien me volvió a pedir un blog por el estilo ¡y después alguien se ofreció a comprarme un artículo de cine! (Así que, con algunas modificaciones aquí y allá, este artículo fue escrito por mí pero vendido a otra persona).

Dado que el cine es una de mis pasiones – y después de la tonelada de comentarios que recibí sobre mi post de mi opinión sobre el feminismo moderno–, necesitaba desenchufarme y escribir lo que pensé sería un artículo sencillo.

Sin embargo, ¡creo que este es el post más difícil que escribí! Mi amor cinéfilo hizo que mi primer top-ten de películas favoritas… sea de 25 largometrajes. Me costó bastante reducir ese número, pero sin más rodeos, esta es mi selección de mis 10 películas favoritas –sin orden de preferencia–, que pienso que todos deberíamos ver:

¡Alerta de SPOILERS!

  • ¿A Quién Ama Gilbert Grape? – Lasse Hallström (What’s Eating Gilbert Grape? 1993)
image

La historia transcurre en Endora, un pequeño pueblo perdido en el oeste americano; y es verdaderamente una obra maestra del cine desconocida para algunos.

Gilbert Grape (Johnny Deep) es un joven redneck que tiene que cargar con la responsabilidad de su familia: una madre obesa e incapacitada para moverse de su casa; sus dos hermanas; y el inolvidable Arnie, su hermano con retraso mental (Leonardo Di Caprio). Su vida es completamente aburrida y apática, hasta que llega Becky al pueblo, una divertida joven que vive en una casa rodante (Juliette Lewis).

De argumento simple, esta película está llena de relaciones complejas y profundas. La relación de amor-hartazgo que tiene Gilbert con su hermano Arnie nos transportan de la risa al llanto, y luego hasta el hartazgo; resultando imposible para el espectador no ponerse en los pies de Gilbert y sentir lo mismo que él.

Lo mejor de la película: el personaje de Arnie interpretado por el joven Leonardo Di Caprio de tan solo 19 años, se roba la película. A mi entender, sigue siendo su mejor actuación. (De hecho, gracias a su trabajo en esta película obtuvo su primera nominación a los premios Oscar).

SPOILER: la escena cuando Arnie encuentra a su madre luego de su fiesta de cumpleaños, es majestuosa. Las expresiones tan bien usadas por Di Caprio, su llanto, su risa, sus gestos, su mirada; todo eso compone una verdadera obra maestra del cine.

  • El Gran Pez –Tim Burton (Big Fish. 2004)
image

 Me confieso seguidora de todos los trabajos de Tim Burton desde mi adolescencia, y entre todos ellos, El Gran Pez es verdaderamente uno de mis favoritos.

Todos tenemos ese tío, ese padre, o ese amigo que cuenta historias que rozan lo imposible. En mi caso, recuerdo que cuando era chica solíamos ir a Moreno, a la casa quinta de un amigo de mis padres. Allí pasé Navidades, vísperas de año nuevo, carnavales; y no recuerdo otro momento de mi vida en donde haya sido más feliz. Parte de mi júbilo consistía en esperar a las largas sobremesas de verano, en donde uno de los comensales –un hombre mayor, padre del amigo de mi papá–, comenzaba a relatar sus historias.

El uso de las palabras y las pausas, sus gestos, el tono profundo y misterioso de su voz; tenían casi un efecto hipnótico. Cada vez que comenzaba a contar sus historias, me transportaba… y de repente yo ya no estaba más en Moreno sino en la profunda selva misionera luchando contra el Lobizón, tal como él afirmaba que había hecho. También juraba que había visto hablar a un chancho y que se había enfrentado con el mismísimo Pombero. Los adultos no le daban importancia y lo acusaban de mentiroso, o, al menos, de siempre cambiar y exagerar la historia; pero a los niños nos resultaba fascinante.

Los años pasaron, crecí y dejé de ir a la casa quinta de Moreno. Hace unos cuantos años este mágico hombre falleció, pero sus historias y esos veranos siguen viviendo en mi memoria… y a veces todavía me pregunto si alguno de sus relatos tenían parte de verdad.

Algo así es la historia de Edward Bloom (Evan McGregor/Albert Finney), un hombre cuyas historias rozan lo imposible. Su hijo le reclama que es un mentiroso y lo acusa de avergonzarlo con sus relatos, lo que hace que los personajes tengan ciertos cortocircuitos.

Las actuaciones, los diálogos, la música, la genialidad de Burton para hacernos entrar en este cuento de hadas para adultos, obligan al espectador a tomar una decisión: ¿Edward Bloom es un mitómano o un hombre mágico al que le pasaron cosas inusuales? ¿Es Edward Bloom un fabulador que usa la mentira para evitar la dura realidad, o en verdad le pasó todo lo que dice? La respuesta depende de lo que elija creer el espectador.

Lo mejor de la película: la historia de amor de Big Fish es absolutamente enternecedora; de esas historias rosas y llenas de clichés, pero no por eso menos encantadoras. La relación padre e hijo me hizo gastarme todo el paquete de Kleenex. Un final emocionante, dulce e imperdible.

  • Toy Story 3 – Pixar (Toy Story 3. 2010)
image

Me encanta el cine de animación. De hecho, dudé en poner a Toy Story 3 porque hay otras tantas que me encantan y no me decidía –y pensé que a lo mejor, debía hacer un ranking solo de películas animadas–; pero de entre todas esas, Toy Story 3 es la que más me gusta.

En pocas líneas, Toy Story cuenta la historia de Andy y sus juguetes, que cobran vida cuando los humanos no los ven. Lo particular de la tercera entrega de la saga es que Andy ya es un hombre, crece y tiene que ir a la universidad.

A pesar de que parezca ser una historia simple o para niños, verdaderamente no lo es. Los niños no podrán identificarse con Andy, sino los veinteañeros. Por supuesto que puede ser disfrutada por toda la familia, pero los directores de Toy Story 3 hicieron un guiño para quienes vimos la primera entrega de la saga cuando éramos chiquitos. El meta mensaje implícito en toda la película es crecer y aceptar los cambios de convertirse en adulto.

Lo mejor de la película: la escena final, que hace llorar hasta al más duro. “Adiós vaquero”, es la frase que cierra el final perfecto. Me parece un desacierto marketinero hacer Toy Story 4 (que está en proceso) porque la saga no necesitaba nada más.

  • El Efecto Mariposa – Eric Bress, J. Mackye Gruber. (The Buttlerfly Effect. 2004).
image

“El aleteo de una mariposa, provoca un huracán en otra parte del mundo”, profesa un proverbio chino. El Efecto Mariposa es una película que habla de la teoría del caos, o de los pequeños actos que terminan desencadenando grandes eventos.

En lo personal, la teoría del caos siempre me llamó mucho la atención. Tenía una profesora de Biología en la escuela secundaria que al enseñar sobre evolución, dinosaurios y otras yerbas, ligaba todo el contenido con la teoría del caos y eso me resultaba simplemente bello. La creencia de que pequeñas decisiones tendrán un impacto gigante en el futuro, me provoca tanto ansiedad como fascinación.

El Efecto Mariposa cuenta la historia de un joven llamado Evan (Ashton Kutcher) que tiene problemas neuronales: se desmaya, se pierde, se olvida de las cosas… nada tiene sentido ni explicación hasta que, por recomendación médica, comienza a anotar todas sus memorias en un cuaderno. Así, le dicen los médicos, recordará todo lo que le pasa. Sin embargo, las lagunas mentales empeoran. Tiempo después –y al releer lo que escribe– descubrirá que puede viajar en el tiempo, volver a sus memorias y cambiar las cosas para su bien y el bien de Kaileigh, la chica de quien está enamorado desde siempre… el problema es que cada vez que viaja en el tiempo, las decisiones que toma afectan a otros eventos.

Esta es una película que recibe poco reconocimiento, pero resulta ser una de las favoritas de muchos. Una historia fuera de lo común, llena de “realismo mágico”… ¿Quién alguna vez no fantaseó con volver en el tiempo y remendar lo que hizo o dijo, o actuar de una manera diferente? ¿Quién no se preguntó alguna vez “¿Qué hubiese pasado si…?”? El Efecto Mariposa cumple esa fantasía pero también muestra sus consecuencias.

Lo mejor de la película: la historia en sí misma es atrapante y diferente, provocando que el espectador se plantee y se pregunte cosas de su propia vida. Es de esas películas para ver más de una vez. La música es diferente y hermosa. La letra, la voz y la música simple de “Wonderwall” de Oasis, hacen que a más de uno le caiga una que otra lagrimita en la escena final.

  • El Club de la Pelea – David Fincher. (Fight Club. 1999).
image

Podría escribir un blog entero dedicado exclusivamente a esta película. A pesar de que para muchos El Club de la Pelea es un film muy masculino, ocupa un sitio privilegiado dentro de mi ranking personal de películas favoritas.

Edward Norton interpreta a un treintañero común –de quien no se conoce el nombre en toda la película–, hastiado de la vida, de su aburrido trabajo, del mundo, y de sí mismo. De afuera, el personaje de Norton va narrando su propia vida. Cansado de no poder dormir –y ante la negativa de su médico para recetarle somníferos–, comienza a asistir a grupos de autoayuda al mismo tiempo, cambiando de personalidad, de nombre y de actitud según el día… y así logra comenzar a dormir.

Así conoce a Marla (Helena Boham Carter), quien descubre su engaño y quien también es una impostora al igual que él. Extorsionándolo con la amenaza de contar su mentira, Marla y él llegan a un acuerdo dividiéndose los días para asistir a autoayuda y evitar cruzarse.

Más tarde el personaje principal conoce a Tyler (interpretado por Brad Pitt) en un vuelo en el que coinciden. Al llegar a su casa después del viaje, el protagonista descubre que su departamento se incendió, por eso llama a Tyler y salen a tomar una cerveza. Cuando salen del bar completamente borrachos, Tyler lo invita a quedarse en “su hogar” –un lugar apestoso, abandonado y a punto de derrumbarse–, con la condición de que lo golpee en la cara. Después del golpe, le aclara, seguirían tan amigos como siempre. El protagonista lo hace y así, en la puerta trasera de un bar, nace el club de la pelea.

Primeramente solo se golpeaban entre ellos, pero luego las peleas fueron atrayendo cada vez a más curiosos ansiosos de participar y protagonizar sus peleas “sin rencores”, por el solo placer de golpearse.

Más allá de que el argumento pareciera ser muy simple, el metamensaje es muy profundo; y pienso que El Club de la Pelea no recibe el reconocimiento que merece.

El Club de la Pelea constituye una profunda crítica a la sociedad de consumo. Una de las mejores frases de la película es la siguiente: “La publicidad nos hace desear coches y ropa, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Crecimos con la televisión, que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco lo entendemos, lo que hace que estemos muy cabreados.”

Esta película contiene tantos simbolismos que podría escribir un libro entero dedicado solamente a un análisis de El Club de la Pelea. De hecho, este año me hicieron una entrevista para un diario estudiantil ¡de una hora y media! en donde solo hablé de esta película.

En lo personal, pienso que El Club de la Pelea es un homenaje moderno a Taxi Driver, la película del año ’76 protagonizada por De Niro y dirigida por Scorcese. (Otra película que también me encanta, pero me gustó más El Club de la Pelea por cuestiones de identificación).

Todos nosotros nos sentiremos identificados, en mayor o menor medida, con el protagonista. Todos alguna vez compramos algo que no necesitábamos o que no nos gustaba para sentirnos importantes. Todos fingimos estar a gusto en un lugar que no nos gustaba por el único fin de encajar.

Lo mejor de la película: la paleta de colores y la fotografía de la película son espectaculares. El color amarillo en el filtro de la película hacen que todo el tiempo uno sienta “asco”. El uso de la suciedad, la violencia, la sangre, el dolor, la putrefacción, son claros simbolismos de los que el director piensa de la sociedad moderna. Quien haya mirado la película más de una vez, se habrá dado cuenta de que Tyler “aparece” antes de que el protagonista lo conozca; y pienso que esa elección de incluirlo en 1 fotograma aquí y allá es un recurso excelente.

Edward Norton es un actor impresionante, y quien tampoco recibe el reconocimiento necesario. La película no sería lo que es de no haber sido por los actores, sobre todo sin el trabajo de Norton.

SPOILER: La escena en donde el protagonista sale de su trabajo después de golpear a su jefe con una sonrisa triunfadora, cubierto de sangre y caminando como si fuese el rey del mundo, es simplemente una de las mejores. El Club de la Pelea me engañó hasta el final. Me creí todo. El final es bello y terrible.

  • El Señor de los Anillos (Saga) – Peter Jackson. (The Lord of the Rings. 2002)
image

Soy un poco nerd, lo admito, pero con El Señor de los Anillos mi nerdómetro llega al 100%. Creo que la saga de El Señor de los Anillos es una de las pocas que respetan lo suficiente los libros como para que el lector no sienta que está viendo algo completamente diferente a lo que leyó.

Fanática desde mi adolescencia de los libros –que devoré en un verano cuando tenía apenas 14 años y que luego releí varias veces–, las películas son todo lo que está bien. Sin exagerar. (O bueno, quizás sí esté exagerando, pero me resulta bastante difícil ser objetiva con una saga que me encanta).

Aclaro que estoy hablando solo de El Señor de los Anillos y no de la saga El Hobbit (que no me gustó y que pienso que solo hicieron para recaudar dinero).

Desde el comienzo, la voz misteriosa y profunda de Galadriel (Cate Blanchett) nos va sumergiendo en la historia. En este mundo, los árboles caminan y hablan, los magos existen, y hay varias razas de seres humanoides, más allá de nosotros, los mortales: los elfos, los enanos, y los hobbits…  En esta tierra medieval, también existe un minúsculo anillo tiene el poder de definir el futuro de todos.

La trama de El Señor de los Anillos es extensa y quienes no hayan leído el libro pueden llegar a confundirse con ciertos eventos, pero no deja de ser atrapante. En lo personal, a mí nunca me aburrió ninguna de las tres películas; pero le he recomendado la saga a personas que no habían leído el libro y les pareció súper embolante de a ratos.Blanditos.

Lo mejor de la película: no sé por dónde empezar. El vestuario, la fotografía, el uso del lenguaje élfico –inventado por el autor del libro, J.R.R. Tolkien–, las actuaciones memorables, las épicas escenas de batallas… Creo que la película que más me gustó de las tres fue la segunda, El Señor de los Anillos: Las Dos Torres. La escena de la batalla del Abismo de Helm es verdaderamente para alquilar balcones –o butacas, mejor dicho–.

El metamensaje de la película es claro y directo: el ser más insignificante de la tierra puede ser el portador del corazón más grande y valiente… y la persona menos pensada, si tiene una determinación firme, puede cambiar el mundo para siempre.

  • Esperando la Carroza – Alejandro Doria (1985)
image

Un verdadero clásico del cine argentino. Esperando la Carroza ya se ha convertido en una película de culto. Llena de ironías, de hipocresías, de humor, de guiños; esta película conduce al espectador del humor a la nostalgia a través de un hilo conductor tan frecuente en todas las familias: ¿Qué hacer cuando los abuelos ya no pueden valerse por sí mismos? ¿Con qué hijo se quedan y por qué? Sostenida desde un nivel de actuación impresionante y con diálogos memorables (“Yo hago puchero, ella hace puchero…”, “¿A dónde está mi amiga?”, “¿Sabés lo que tenían para comer? Empanadas… Tres… Tres empanadas para dos personas… Me partieron el alma”; y muchos más), Esperando la Carroza es una buena radiografía de la idiosincrasia típica del argentino promedio: el “catolicismo” –todos los argentinos dicen ser católicos, apostólicos romanos (o románicos, si ya vieron la película entenderán)… a pesar de nunca ir a una sola misa en la vida–, el aparentar más de lo que se tiene, el cambiar de actitud cuando aparecen los parientes con toda la guita, entre otro sinfín de actitudes con la que el espectador podrá sentirse identificado e identificar a otros miembros de su familia.

Creo que es la película que más veces vi en mi vida, hasta el punto de saberme diálogos de memoria y aplicarlas en situaciones cotidianas, pero siempre le vuelvo a encontrar nuevos guiños y cositas que paso por alto. No me canso nunca de verla, y siempre me provoca esa particular sensación de alegría y nostalgia al final.

Imperdibles de la película: todas las actuaciones y los diálogos son espectaculares, pero el personaje de Mamá Cora (Antonio Gasalla) y de Elvira (China Zorrilla), se roban la película. La escena de Elvira hablando mal de su vecina, acusándola de imitarla en todo; y la de Mamá Cora hablando sola relatando el carácter de su marido y acusando al vino como el origen de todos sus males, son de mis favoritas y siempre logran sacarme una carcajada sin importar cuántas veces las mire.

  • 500 Días con Ella – Marc Webb (500 Days Of Summer. 2009)
image

Creo que no hay veinteañero que no haya visto esta película, convirtiéndose ya en un clásico del cine moderno y algo hipster. 500 Días con Ella pareciera ser la típica historia de amor en donde un chico conoce a una chica; y lo es… excepto por la parte del amor.

Summer (encarnada por la genial Zooey Deschanel) es una chica libre, que no cree en el amor, y que se la pasa mudándose de un lado a otro en búsqueda de vivir la vida. Es así que conoce a Tom (Joseph Gordon-Levitt), al llegar a su nuevo lugar de trabajo. Él, por otro lado, es un romántico incurable, que cree que su vida nunca estará completa hasta conocer al amor de su vida. Coinciden en una reunión de la oficina. Pegan onda. Es obvio que se gustan. Hasta ahí, todo normal. Excepto por una cosa: ella de entrada le aclara que no cree en el amor y que no está buscando nada serio. Sin embargo, él se enamora obsesivamente de ella… y no es correspondido.

El dilema de esta película radica justamente en lo siguiente: ¿quién es el que estuvo mal de los dos? Mejor dicho, ¿estuvo mal alguno de los dos? La respuesta dependerá del espectador. Creo que el mundo se divide entre los que odian a Summer –y al mensaje de la película–; y los que creen que la culpa fue de él por engancharse con alguien que le aclaró de entrada que no estaba buscando nada serio.

Yo pertenezco al segundo: Summer tomó el lugar que la mayoría de las veces ocupan los hombres en la relación. Aclaró todo de entrada. Él se enganchó igual. De haber sido al revés –es decir, Summer obsesionada con Tom–, 500 Días con Ella hubiese pasado desapercibida sin pena ni gloria, y no sería el clásico moderno que es hoy. Hollywood está lleno de películas de minitas obsesionadas con un flaco, pero hay pocas que muestren la realidad como pasa: Los hombres también se enganchan primero, también sufren, y las mujeres también pueden tomar los pantalones de una relación y ser las que propongan una relación free. No siempre aquel pensamos que es el amor de nuestra vida nos corresponde, y está bueno que haya películas que hablen de eso.

Lo mejor de la película: la fotografía es verdaderamente impresionante: me encantan las paletas de colores vintage, el uso de la pantalla dividida, el oscurecimiento de la gama de colores a medida que aumenta la depresión de Tom. La banda sonora de la película incluye desde Regina Spektor hasta el inolvidable Morrisey; y es buenísima. La forma en la que está contada, es espectacular: con narrador, sin seguir un orden cronológico, haciendo entrevistas en el medio de la película a los personajes… La escena de “Expectativa/Realidad” es mi favorita. El final da para pensar.

Sin duda, 500 Días con Ella es una película ideal para mirar y debatir.

  • Atrapado Sin Salida – Miloš Forman (One Flew Over the Cuckoo’s Nest. 1975)
image

Protagonizada por un joven Jack Nicholson, esta película es de mis favoritas entre mis favoritas. Atrapado Sin Salida cuenta la historia de Randle McMurphy (Nicholson), un rebelde sin causa, quien es condenado a pasar una temporada en prisión después de ser encontrado culpable del abuso de una menor. Sin embargo, se las ingenia para ir a un hospital psiquiátrico en vez de a una cárcel convencional… y allí comienza la verdadera historia.

Una cruel enfermera, locos lindos, locos crueles, locos raros, y locos felices, componen la fauna con la McMurphy deberá convivir. El neuropsiquiátrico es un micro-mundo en el cual la enfermera Ratched es el ojo que todo lo ve, todo lo sabe, y todo lo controla… excepto a McMurphy. El personaje de Nicholson le supone a miss Ratched un verdadero desafío.

Sin lugar a dudas, Atrapado Sin Salida está en el top tres de mis películas favoritas.

Lo mejor de la película: el mensaje. El espectador fácilmente podrá darse cuenta que la intención del director de la película –adrede o no, no lo sabemos– fue representar en McMurphy a todo aquel que piensa distinto. El hospital psiquiátrico es el sistema, y la enfermera es el Estado. McMurphy es el rebelde que se atrave a cuestionar las cosas que los demás no ven –o que ven, pero que no se animan a decir–.

Las actuaciones son un capítulo aparte y son el broche de oro de la que es, a mi gusto, una de las mejores películas de la historia cinematográfica.

  • Forrest Gump – Robert Zemeckis (Forrest Gump. 1994).
image

Forrest Gump es de esas películas que uno no se cansa de ver y a las que siempre se encuentran cosas nuevas, joyitas perdidas acá y allá.

¿Hace falta contar de qué se trata? Ambientada en los años 60, Forrest Gump cuenta la historia de un joven con un leve retraso mental (Tom Hanks), que sin buscarlo –y casi sin ser consciente– es protagonista de eventos significativos a nivel mundial. La historia narra la niñez y adultez de Forrest y su relación con Jenny, el gran amor de su vida. Conmueven la inocencia, la bondad, y la literalidad de Forrest. Es imposible no pasar del llanto a la risa con esta película.

Las actuaciones, la ambientación, el guión tan bien pensado (y lleno de frases inolvidables como “La vida es una caja de chocolates… nunca sabes lo que te va a tocar”), hacen de Forrest Gump una de mis películas favoritas.

Lo mejor de la película: La historia y la banda sonora. Más allá de todo lo anteriormente expresado, la música de Forrest Gump es el broche de oro que termina por culminar una de las mejores películas de la historia del cine.

SPOILER: para quienes creemos en Dios, la escena del Teniente Dan en el barco en el medio de la tormenta hablando con Dios, nos recordará, en momentos, a nosotros mismos. La calma que le sigue a la tormenta, ese reposo de quien finalmente está en paz con su Creador, son un susurro del Padre, que nos dice: “Esto también pasará” Hace unos meses volví a ver esta película después de la muerte de un ser muy amado, y no pude evitar romper en llanto en esta escena.

¡Esto es todo!

Algunas otras películas que recomiendo y que son de mis favoritas, pero que no entraron al ranking:

Inocencia Interrumpida, La Pasión de Cristo, La Vida de Pi, Amores Perros, La Tumba de las Luciérnagas (versión original, animada), Braveheart, Wall-E, Amélie, Sexto Sentido, El Laberinto del Fauno (la remake de Guillermo del Toro), La Ola (Die Well, película alemana), El Rey León, Milagros Inesperados, El Extraño Mundo de Jack, El Cisne Negro, Jurassic Park 1 (otra sobre la teoría del caos), ¿Quién quiere ser millonario?, El Joven Manos de Tijeras, Hombre Mirando al Sudeste (película argentina, que la película americana K-Pax plagió), Grease, la saga Harry Potter, Stand By Me… ¡y muchas más!

Un comentario sobre “10 Películas que todos deberíamos ver

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: