Adicción a la pornografía: problema de mujeres

Originalmente subido el 1/9/2015

adicción a la pornografía_ también las afecta a ellas.

 

¿Por qué quiero hablar específicamente de este tema a las mujeres? Porque creo que no hay muchas cosas escritas respecto a esto, y que son muchas las mujeres que lidian con problemas de adicción a la pornografía. No estoy hablándole a la persona que mira pornografía de forma esporádica, sino a las que tienen un problema de dependencia.

La mayoría de los artículos y libros cristianos que hablan de la pornografía, están dirigidos a hombres… y eso me parece increíblemente machista. Uno de mis propósitos en el mundo es aportar mi granito de arena para lograr la igualdad del hombre y la mujer dentro de la Iglesia (y fuera de ella también), y creo que en este tema aún hay mucha discriminación entre los géneros.

La mayoría de las personas podrían decir que “los hombres miran porno porque son más visuales que la mujer”… y la verdad que no es tan así

Si bien es cierto que por lo general los hombres suelen tentarse mucho más con una simple imagen, eso no significa que las mujeres miren menos porno que ellos. De hecho, estudios recientes afirman que las mujeres miran pornografía por más tiempo que los hombres

Ahora, cabe preguntarse el porqué de este fenómeno a nivel mundial (en donde las brasileñas y argentinas ocupan el primer y segundo lugar del podio, respectivamente) El mismo estudio menciona varias causales de este fenómeno, pero las principales son dos: 

  • La explosión de la sexualidad femenina de los últimos años, y 
  • la necesidad de llenar un vacío emocional. 

La primera de las causas, la explosión de la sexualidad femenina, se traduce en niñas actuando como adultas desde una edad muy temprana (en donde las madres visten a las niñas como adolescentes, o donde las niñas posan para las fotos con poses insinuantes). También es la responsable de que una niña de 10 años ya piense en novios o en cuán bonita se ve.

Cuando las niñas y adolescentes son expuestas a programas de televisión, películas, y publicidades que cosifican a la mujer, sin tener en claro su valor en el Señor, es muy probable que comiencen a pensar que su valor se mida en el tamaño de sus pechos, su cola, o su destreza en la cama.

Hollywood también ha hecho un gran aporte para deformar el valor del amor, por ejemplo, proponiendo príncipes azules sádicos como Christian Grey. La industria musical, las letras de la música de moda, normalizar el bailar de forma erótica, todo eso colabora a la hipersexualización de las niñas desde tan temprana edad.

Con todo esto no quiero decir que el sexo sea malo o que la mujer no deba sentirse atractiva, pero lo que sí está mal es que se cambie la etapa en donde esto deba suceder. Una niña no debería estar pensando en cuán bonita se ve, sino en ¡ser una niña!

El sexo es un maravilloso invento creado por Dios (no por el diablo) para disfrutarse dentro del matrimonio. El problema es que muchas mujeres (y hombres) piensan que la compulsión por mirar películas porno terminará cuando pasen por el altar, pero eso no es más que una mentira.

La segunda de las causas hace referencia a un vacío emocional. Está claro que este causal es una consecuencia del primero. En una sociedad hipersexualizada, es normal que las mujeres tiendan a sentirse frustradas cuando no logran cumplir con lo que la sociedad espera de ellas.

Volviendo a la causa por la cual escribí este artículo, todo comenzó cuando una amiga se animó a confesarme que hace bastante está lidiando con la adicción a la pornografía. “Llega la noche y lo único que quiero es encerrarme y mirar películas XXX. Me siento muy sola y masturbarme me hace sentir bien por un rato, pero después siento mucha culpa por haber defraudado a Dios. Ya intenté todo para dejar esta adicción atrás, pero los métodos que usé solo sirvieron por unos meses y luego vuelvo a caer…Necesito ayuda”

Mi amiga, a quien voy a llamar Lorena, es soltera, cristiana, sirve en un ministerio de la iglesia, y todos los líderes tienen una opinión excelente de ella. Tiene una familia que la ama, un trabajo estable, y un ministerio. Sin embargo, la pornografía es algo que no puede dejar de mirar. “Llega la noche y me siento terriblemente sola, y por más que ore y le pida a Dios que cambie eso, por algún motivo sigo cayendo y cayendo siempre en lo mismo”

Lorena luego me dijo que mirar pornografía la había afectado hasta tal punto de pensar todo con doble sentido, todo le hablaba de sexo. Si alguien hacía un comentario, ella le iba a encontrar la vuelta para encontrar algo sexual. Como es soltera, también esto afectó la relación con los hombres: por un lado, le daba muchísima vergüenza que otra persona llegase a saber algo; y por el otro, afectó su manera de recibir halagos: siempre pensaba que se le estaban insinuando sexualmente.

“Tengo tal adicción a mirar películas XXX, que si un día me voy a dormir sin mirarlas, tengo insomnio toda la noche y no puedo pegar un ojo”, continuó diciéndome.

Cuando una persona se sumerge en la web durante horas a mirar películas XXX, las consecuencias que primero comienzan a notarse son estas, por mencionar solo algunas:

  • Imposibilidad para interactuar correctamente con el sexo opuesto: si mirás porno durante mucho tiempo, entonces puede que veas a las personas como objetos, sin importar si sos hombre o mujer. Todo te va a sonar a sexo, hasta un gesto inocente de cariño. Por otro lado, si estás en pareja puede que dejes de sentir atracción sexual al estar tanto tiempo involucrada en un mundo que no es real.

 

  • Incapacidad para relacionarte correctamente con otras personas: si tenés que esconderte para ver porno, entonces vas a cancelar planes con tus amigos, o a perderte momentos familiares por solo mirar películas XXX.

 

  • Insomnio: como me confesó Lorena, los días que decidía no mirar porno, era imposible conciliar el sueño.

 

  • Depresión: la culpa y la condenación sumergen a las personas en depresión. debido a esto, buscarán la soledad.

 

  • La pornografía mata el amor: Quiero ser clara con esto: la pornografía es una adicción que mata el amor. Dentro de los matrimonios cristianos, la adicción al porno ha sido una de las principales causales de divorcio.

 

  • La relación con Dios disminuye y en la mayoría de los casos, desaparece: todo lo anterior hace que las personas sientan mucha culpa para orar, sobre todo si le han prometido a Dios no hacerlo nunca más, y han fallado. Como sienten vergüenza para hablar de esto en la iglesia, terminan apartándose de Dios por completo.

 

Esta son solo algunas de las consecuencias de este mal…

¡Pero hay buenas noticias! Se puede ser libre de la adicción a la pornografía, seas hombre o mujer, aunque hoy quiero hablarles específicamente a las mujeres:

Si estás en la misma situación que Lorena y estás harta de intentar dejar este hábito sin éxito alguno, quiero decirte algo: no se trata de ponerle filtros a la computadora, ni de prohibirte usar internet, ni de nada de eso. Tampoco se trata de hacer ayunos de 40 días y clamar día y noche. Jesús ya nos hizo COMPLETAMENTE LIBRES cuando murió en la cruz, y ser libre significa poder navegar por internet y controlar el impulso de tipear una página web con contenidos pornográficos.

“Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.” Juan 8:32.

¿Cómo funciona esto? El asunto está en tu corazón. Hay pensamientos negativos porque AÚN NO SABÉS QUIÉN SOS EN EL SEÑOR. Mi amiga se sentía terriblemente sola, y por eso hacía lo que hacía. Quizás en tu caso sea lo mismo, o algo diferente.

SI LA VERDAD NO TE HACE COMPLETAMENTE LIBRE, ENTONCES HAY UNA MENTIRA ACERCA DE VOS MISMO QUE ESTÁS CREYÉNDOTE, Y QUE OCUPA EL LUGAR DE LA VERDAD DE DIOS. 

Preguntale al Señor qué mentira acerca de vos misma estás creyendo.

Cuando conocés tu identidad y sabés que Dios te creó para ser Su hija, entonces sabés que mirar porno no está en tu naturaleza. Un árbol de manzanas produce manzanas, y no peras. De la misma manera, un nacido de nuevo, que entiende quién es, no mira películas XXX porque no está en su ADN.

Si hasta ahora intentaste métodos “humanos” para cortar con este hábito, cambiá el foco. No se trata de hacer cosas, se trata de conocer a Dios y conocerte a vos.

  • Fuiste creada para ser una reina: no sos una princesa tonta que espera ser rescatada, sino una reina que gobierna sobre cualquier situación.
  • Dios te ama incondicionalmente: esto significa que nada de lo hayas hecho (o de lo que vayas a hacer) va a hacer que Dios te ame menos, o te ame más.
  • Tenés el perdón infinito de Dios. No tenés que ganarte la aprobación de Dios por obras. Dios ya te aceptó, ya te limpió, y ya te perdonó por todo lo que vayas a hacer. Y esto es por GRACIA. ¡Gloria a Dios!
  • Dios te creó para cambiar el mundo: dentro tuyo está el Espíritu Santo, y si aprendés a escuchar su voz, Él te va a llevar a lugares inesperados, para hacer cosas que nunca pensaste. Tenés dones, talentos, y una personalidad única en el mundo, y el mundo está clamando con dolores de parto a que te des cuenta de la identidad QUE YA TENÉS (no te la tenés que ganar.)
  • Tenés la palabra de Dios. Si te sentís perdida, la palabra de Dios es tu guía. Comenzá a mirarla como tu espejo.

Y LO MÁS IMPORTANTE: TENÉS AL ESPÍRITU SANTO, Y UNO DE LOS FRUTOS DEL ESPÍRITU ES EL DOMINIO PROPIO. ESO TE HACE PODEROSA. PODEROSA PARA ELEGIR QUÉ VER EN LA COMPUTADORA Y QUÉ NO.

Si llegaste hasta acá desesperada porque querés liberarte de esto, en vez de ponerle otro filtro a la computadora, centrate en estudiar QUIÉN SOS EN EL SEÑOR. Ponerle un filtro a la computadora, o evitar estar en ciertos lugares pera no tentarte, es simplemente ponerte un lazo más al que estar atada. No es la verdadera LIBERTAD que Dios ya te dio, es simplemente una modificación de la conducta.

La tentación va a venir, porque incluso hasta Jesús fue tentado por el diablo. Pero Él sabía su verdadera identidad, y no había nada que lo hiciese desear las propuestas del enemigo. Lo mismo pasa con vos cuando entendés tu identidad. 

Por gracia, el Señor ya nos dio la victoria sobre todo. Eso incluye esta adicción. No sientas jamás que el Señor se avergüenza de vos, o que está harto de perdonarte. Él te ama, Él ya estuvo en tu futuro y ya sabía que ibas a pecar, y ¿sabés qué? Él ya te perdonó por eso.

En el camino en conocer quiénes somos, vamos a tropezar. Y en tu camino por salir de la adicción a la pornografía, también. Pero la gracia sobreabunda. La gracia de Dios nunca va a faltar.

Leé tu Biblia, no dejes de orar, y no dejes de ir a la iglesia. Centrate en aprender lo que ya sos, y vas a ver que va a ser mucho más fácil.

¿Todavía no sabes cuál es la verdad que Dios habla sobre vos? Dejame ayudarte: sos una mujer PODEROSA. Tenés al Espíritu Santo de Dios. Sos amada incondicionalmente. Y lo más importante: nada de lo que hagas va a hacer que Dios deje de amarte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: